Guadalajara, tan tradicional y moderna.

0

guadalajara

 

Un recorrido por la ciudad mexicana permite disfrutar de tradiciones como la charrería, los murales, el tequila y descubrir cómo estos conviven con el desarrollo y la tecnología presentando una alternativa turística sumamente atractiva.

Guadalajara es una ciudad “tradicionalmente moderna”, al decir de Gustavo Staufert Buclon, director de promoción de Guadalajara. Algo que se explica porque “muchas de las tradiciones de México tienen su origen aquí: el mariachi, la charrería, el tequila, parte de la esencia mexicana que convive con desarrollos que a su vez posicionan a la ciudad dentro de las más modernas del mundo”.

Guadalajara se enorgullece de ser la cuna del mariachi o del deporte nacional “la charrería”. El charro sería algo similar al gaucho argentino y la charrería, el conjunto de actividades vinculadas a la ganadería y la jineteada que le permiten exhibir sus destrezas, entre las que se destacan “Rayar el caballo” (ir a todo galope y frenarlo en un espacio delimitado por dos rayas a riesgo de pasarse e ir al burladero), el “Paso de la muerte” (pasar a la carrera de un caballo manso a uno salvaje hasta caer a riesgo de ser pisoteado por los tres jinetes que acompañan en sus caballos o lograr ejecutar la acción con destreza), el “Jaripeo” (tomar al toro por la cola y tumbarlo).

El tequila, otro de los íconos de México, es también patrimonio de Guadalajara. El paisaje agavero se disfruta tanto al costado de la ruta, como viajando en tren o incluso desde el aire. Las plantaciones de lo que luego de procesado será una de las bebidas espirituosas que cautiva al mundo no sólo se pueden observar, sino también visitar, convirtiendo dicho paisaje en un verdadero patrimonio mundial.

Pero las tradiciones y la historia en Guadalajara van más allá de los íconos mencionados. El arte ocupa un lugar de relevancia, dado que José Clemente Orozco, uno de los más destacados muralistas mexicanos junto a Diego Rivera y David Álfaro Siqueiros, dejó gran parte de su impronta para el deleite de las futuras generaciones. Un acercamiento al Hospicio Cabañas permite sorprenderse con frescos que parecieran moverse conforme uno se va acercando, poniendo a disposición del espectador un estilo y magnificencia supremos. El Teatro Degollado o Paraninfo de la Universidad de Guadalajara, son paradas obligadas para quienes quieren empaparse de la obra de Orozco.

Ante tanto despliegue de tradiciones y cultura, Guadalajara ofrece también otra cara: la del modernismo. La ciudad destaca por tener en la actualidad Expo Guadalajara, el centro de exposiciones más grande del país, con 120 mil metros cuadrados, o el Palacio de la Cultura y las Comunicaciones (un ópera house para 1.800 personas, un ágora para 3.500, una sala de ballet para 500 personas o un Centro Cultural Universitario con capacidad de albergar hasta 10 mil espectadores). Y esto no es todo, porque la región es conocida como la Sillicon Valley de Latinoamérica, con empresas tecnológicas de primer nivel y desarrollos que sorprenden, como las turbinas de avión, satélites y componentes que proveen incluso a la industria aeroespacial norteamericana.

Ambos mundos conviven en Guadalajara e invitan al visitante a deslumbrarse con el pasado, con las tradiciones más arraigadas y destacadas del pueblo mexicano y con la modernidad que se abre paso y magnifica aún más esos orígenes que cautivan al mundo.

 

Please follow and like us:
Share.

About Author

Leave A Reply

Suscribite!