Con la mente en blanco – Ski en Argentina

0

A ambos lados de la cordillera existen múltiples alternativas para meterse de lleno en la postal blanca y disfrutar lo que queda de la temporada de ski.

Por Verónica Linares – PH Principal Julián Donatelli

El silencio ensordece. La calma inquieta. Los primeros se tornan volátiles, para luego precipitarse mudos sobre la superficie que poco a poco va ganando en espesor. Comenzó a nevar.

Quien haya vivido esta sensación conoce bien ese instante previo al júbilo que provoca la nevada anticipando el disfrute. Con esquíes o sin ellos, la nieve ofrece un sinfín de posibilidades para que iniciados o principiantes atesoren su blanca experiencia.

Pero ¿dónde ir? Las opciones se multiplican a un lado y otro de la Cordillera de los Andes. Más de una veintena de centros de esquí y parques de nieve ofrecen servicios y actividades dirigidos a todos los integrantes de la familia. Calibrar la decisión no es tarea fácil. Aquí un derrotero por los diversos destinos y propuestas para ganarle la carrera al termómetro.

CORDILLERA ALBICELESTE

Mendoza

Nieve en la tierra del buen vino

Amable se muestra Mendoza en todos sus perfiles para quien la quiera visitar. Su gente, el clima y sus atractivos turísticos revelan un rostro cálido aún en época invernal. En la única provincia argentina no patagónica con oferta de nieve se destaca el tradicional centro de esquí Las Leñas, a 80 km de Malargüe. Una variada propuesta de alojamiento permite hospedarse al pie de la montaña para aprovechar desde el primer atisbo de luz hasta entrada la noche, surfeando las pistas nocturnas habilitadas. Entre las actividades recreativas, el centro cuenta con un novedoso Parque Aventura, para desafiar a las altas cumbres entre tirolesas y puentes colgantes. Diversión garantizada.

Rumbeando al norte, a 170 km de la ciudad de Mendoza y custodiado por el Aconcagua, Penitentes es otro centro de esquí con 25 pistas de distintas longitudes y desniveles para esquiadores principiantes, avanzados y expertos. Penitentes ofrece escuela de ski con un experimentado grupo de instructores, además de un jardín de nieve para los más chicos. Aunque si de disfrutar en familia se trata, apenas unos kilómetros más adelante, casi casi en el límite con la frontera chilena, encontramos el parque de nieve Los Puquios, un lugar seguro, con pistas de suaves pendientes, circuito de Snow Tubing y espacio exclusivo para deslizarse en trineo y acabar desparramado en la base entre risas y selfies.

Pero estamos en terruño viñatero y el dato no escapa a los amantes del buen vivir. Habrá que sacudirse la nieve para combinar la estadía con una visita a las bodegas de la zona para descubrir los secretos de la elaboración del vino y degustar la excelente gastronomía mendocina. Una pausa para recobrar energía y enaltecer los sentidos.

Neuquén

Naturaleza prístina y buena gastronomía

Innegable. El mágico entorno de lagos y bosques milenarios, con rutas escénicas que quitan el aliento, como el conocido “Camino de los Siete lagos”, no puede ser mejor marco para la práctica de actividades invernales. Neuquén se destaca por la variedad de propuestas para disfrutar de la nieve, ya sea en modo deportivo o recreativo.

PH Eliseo Miciu

En San Martín de los Andes, la moderna infraestructura del Cerro Chapelco, con sus 28 pistas, garantiza una experiencia formidable para los amantes del esquí y snowboard. Paseos en motos de nieve y trekking con raquetas complementan la oferta, aunque el podio en este sentido es para el recorrido en trineos guiados por perros siberianos. Recostados sobre la nieve e indiferentes al frío, aguardan pacientemente un nuevo paseo por la montaña. Se enojan cuando el grupo se detiene, ladran, se mueven inquietos, ansiosos por aventurarse nuevamente en el recorrido que zigzaguea entre el bosque de lengas. Es una experiencia ideal para compartir en familia.

Separada ni más ni menos que por los Siete Lagos más bellos de la Patagonia, enlazados como collar de perlas por un tramo de 110 km de la Ruta 40 (ya completamente asfaltado) encontramos a Villa la Angostura. No es casual que destacadas personalidades del país y del mundo, elijan este rincón del sur argentino para su descanso. Coqueta, de atmósfera relajada y refinada a la vez, la Villa alberga al Cerro Bayo, tal vez el centro de esquí con la mejor vista natural del lago Nahuel Huapi y de la Cordillera de los Andes. Además de los clásicos servicios para el esquiador y actividades como Snow Tubing y caminatas con raquetas, el Cerro tiene una cargada agenda de eventos deportivos y gastronómicos cada temporada. Entre estos últimos se destaca “Sabores Patagónicos” que dedica cuatro exclusivas jornadas a la gastronomía patagónica con la participación de reconocidos chefs nacionales.

¿Esquiar en la ladera de un volcán? Esto también es posible en Neuquén, ya que el cerro Caviahue se recuesta sobre el volcán Copahue. Inmerso en un área natural protegida de araucarias milenarias, brinda una amplia oferta deportiva invernal con opciones para toda la familia. El condimento especial es la posibilidad de realizar baños termales, combinando la adrenalina de la nieve con un momento de relax.

Para los que buscan dar los primeros pasos en el mundo níveo, bien vale llegarse hasta Batea Mahuida, el único Parque de Nieve del país administrado por una comunidad originaria: la comunidad Mapuche Puel. Muy cerca de Villa Pehuenia (uno de los secretos mejor guardados de la Patagonia) ofrece no sólo escuela de esquí y snowboard, sino también múltiples puntos de interés para deleitarse con vistas panorámicas únicas realizando caminatas con raquetas y recorridos en motos de nieve entre milenarios pehuenes.

La gastronomía es otro de los puntos altos en la estadía neuquina. Con exponentes de la más exclusiva gastronomía gourmet, los productos patagónicos se lucen en restaurantes de cocina de autor, regionales, temáticos y tradicionales. Casas de té y cervecerías artesanales proliferan para regocijo de los amantes de la buena cocina.

RIO NEGRO

Servicios, bienestar y vida nocturna

Por supuesto, la asociación entre nieve y Bariloche es inmediata. Y tiene su razón de ser, el Cerro Catedral fue el primer centro de esquí del país, y para conocer sus orígenes hay que remontarse a la década del 30. Entre la inauguración del primer hotel en la base y las siete mil camas que alberga hoy pasaron 73 años. Los números son elocuentes: 60 pistas, 38 medios de elevación, 1.200 has esquiables, 400 instructores y 10 mil equipos en alquiler. No hace falta agregar que este centro cuenta con todas las comodidades para el grupo familiar y una variada oferta de actividades, entre las que se incluyen, además de la escuela de esquí y snowboard, una pista de donas, Play Park para niños, trineos, raquetas, motos de nieve, refugios y 19 paradores. Todo ello a unos 20 km de la ciudad de San Carlos de Bariloche, el mayor centro de servicios del sur argentino. La ciudad que ostenta ser la Capital Nacional del Turismo Aventura y también del Chocolate, desborda de propuestas para todos los gustos, edades y bolsillos. La oferta de nieve no se agota en el Catedral, hay variedad de centros invernales aptos para aficionados e ideales para un completo día de diversión en familia, y en el otro extremo también hay propuestas de heliesquí para poner a prueba a los más osados.

Pero a no agotar todas las energías en las horas diurnas porque bien vale la pena guardar resto para la noche, ya que Bariloche tiene una agitada vida nocturna que puede comenzar probando suerte en el casino, continuar con un trago en un pub temático y terminar en las pistas de una disco de moda a orillas del Nahuel Huapi.

Un poco más al sur, habrá que despojarse de algunas revoluciones para entregarse a la calma de El Bolsón. Descanso, reflexión y búsqueda interior son algunas de las experiencias que ofrece el lugar que pone en el centro de la escena actividades vinculadas al bienestar. Meditación, masajes holístico y tailandés, tai chi chuan, reflexología, yoga, reiki, terapia floral, acupuntura, masaje indio y  tai na, baños de gong, son algunas de las terapias que se pueden vivenciar en espacios holísticos, centros de terapias y alojamientos con spa. Para seguir despuntando el blanco vicio, habrá que recorrer unos 25 km para llegar al Cerro Perito Moreno, con una pista para trineos y sector para principiantes en la base, ofrece también 9 pistas para practicar esquí alpino, nórdico o snowboard.

CHUBUT

Historia, cultura y nieve

El oeste chubutense concentra su actividad invernal en la ciudad de Esquel y alrededores. La Hoya es el único centro de esquí de la zona y se caracteriza por su ambiente familiar en un marco de seguridad, ya que todas las pistas convergen en la base del cerro, lo que lo convierte en el elegido de las familias. Esto no quiere decir que no haya espacio para los más aventureros; el cerro cuenta con 29 pistas para esquiadores de todos los niveles y un gran Snow Park pensado para freestylers de diversas categorías. Por estos lares, la temporada suele extenderse desde fines de junio hasta mediados de octubre, lo que convierte a La Hoya en uno de los pocos sitios en donde se puede esquiar hasta bien entrada la primavera.

Fuera de pista el grupo familiar puede disfrutar de un sinfín de propuestas vinculadas a la pródiga naturaleza del lugar, como así también a la historia y cultura de esta zona de la Patagonia, que bien vale la pena conocer.

La cultura galesa es una de las marcas de identidad de Esquel, donde a fines del siglo XIX se asentaron familias de ese origen, dejando una impronta que perdura hasta hoy. Museos y capillas resumen más de un siglo de presencia galesa en Esquel y Trevelin, pintoresco pueblo donde también será posible degustar un tradicional té galés.

Y para emular un recorrido de película, dar un paseo en el Viejo Expreso Patagónico –más conocido como La Trochita– recreando épicos viajes de los pobladores que desafiaban a la nieve y el frío a bordo de este histórico tren a vapor, disfrutando a través de la ventana del estremecedor paisaje nevado sobre la inmensidad patagónica, es sin lugar a dudas uno de los highlights de esta aventura chubutense.

TIERRA DEL FUEGO

Con la mística del Fin del Mundo

No hay mucho más que agregar. El sólo hecho de deslizarse por las pistas más australes del mundo da por zanjada cualquier duda sobre el atractivo del lugar. Allí donde la cordillera se tuerce caprichosamente encontramos a la única ciudad argentina que se ubica al otro lado de la misma: Ushuaia. Enfrentada al Continente Blanco, con una arquitectura típicamente fueguina, la ciudad recibe los primeros copos de nieve en otoño para despedirlos recién en primavera. Numerosos centros invernales secundan al centro de esquí más joven de la Argentina, el Cerro Castor. De moderna infraestructura, Castor garantiza una excelente calidad de nieve durante toda la temporada, debido a su ubicación geográfica. Más de 30 pistas y caminos con diferentes niveles de dificultad y un total de 650 hectáreas esquiables reciben a esquiadores y snowboardistas de todo el mundo, ya que el cerro es elegido para la práctica de profesionales de otras latitudes.

Si de día es atractiva, de noche es mágica. Un halo de misterio y complicidad se vive en las travesías nocturnas en la nieve. Las salidas se complementan con actividades en moto de nieve y caminatas con raquetas, y culminan disfrutando de la exquisita gastronomía patagónica en una cena en la que no faltan increíbles historias para compartir. Un puñado de centros invernales ofrecen experiencias como ésta atravesando bosques, turbales, ríos y castoreras. Realizar paseos en vehículos guiados por perros, montar cuatriciclos con orugas y hasta viajar en el trineo de Papá Noel, todo es posible en los confines del continente.

ASOMADOS AL PACÍFICO

CHILE

Entre el cerro y el shopping

Hay que decirlo. Miles de argentinos cruzan hoy a Chile tentados por las ofertas de productos importados que se consiguen a valores muy ventajosos respecto de su precio en Argentina. A todos ellos, que sobrevuelan la Cordillera de los Andes soñando con las próximas liquidaciones, los invitamos a bajar la cabeza y observar cómo las cumbres de esa cadena montañosa se van vistiendo de blanco. Sí, ¡es nieve! Y la buena noticia es que puede disfrutarse a pocos minutos de los grandes centros comerciales.

De hecho, recorriendo apenas 32 km desde Santiago de Chile, ya es posible disfrutar del Parque de Nieve Farellones, ideal para un primer contacto con la nieve y experimentarla en tirolesas, trineos, tubing o sobre las divertidas fat bikes.

PH: Jaime San Martín

Hermanado a este parque de nieve encontramos uno de los centros de esquí más importantes de Chile: El Colorado. Son un total de 112 pistas para todos los niveles, con escuela y mini-escuela de esquí. Posee una vista privilegiada del Valle de Santiago que se aprecia desde una silla andarivel panorámica. Se destacan sus dos Snowparks con estilo riding urbano -únicos en Sudamérica- con circuitos que incluyen escaleras, barandas, casas con terrazas, túneles y micro. Reservado para valientes.

Otra alternativa en la misma zona es el centro de esquí La Parva, que también ofrece vistas soberbias sobre el Valle de Santiago. Dada su ubicación, La Parva posee fácil acceso a terrenos fuera de pista con quebradas profundas y cornisas, donde esquiar requiere de habilidades exclusivas de los expertos. En tanto, sus 800 hectáreas de dominio esquiable fascinan por la variedad de dificultad en sus pistas. Posee todos los servicios para el esquiador, clases privadas y colectivas, alojamiento, restaurantes, renta de equipos, y  la posibilidad de hacer trek­king con raquetas de nieve.

La estación más grande y moderna de Chile aparece a 70 km de la ciudad capital, estamos hablando de Valle Nevado. A los tradicionales deportes de nieve, este cerro suma la chance de practicar esquí randoné, una modalidad a medio camino entre el alpinismo y el esquí que permite conocer nuevas rutas con descensos vírgenes, acompañado por expertos guías de montaña. Y para completar la aventura, la posibilidad de realizar heliski, accediendo a lugares inexplorados en helicópteros y bajando hasta 2.000 m en el mejor terreno nevado. Durante toda la temporada, Valle Nevado es epicentro de importantes eventos y concentra gran actividad en sus bares y pubs de montaña.

Tal vez sólo por experimentar esa sensación indescriptible de estar sumergido en una piscina climatizada frente al imponente paisaje nevado de la Cordillera, se justifiquen los 160 km que separan Santiago de Portillo. Este centro de esquí –a sólo 3 km del límite con Argentina a la altura de Mendoza– cuenta con toda una propuesta de relax en sus instalaciones, con jacuzzi, sauna y sala de yoga. Naturalmente que ofrece también todos los servicios para vivir unos días en la nieve, en un lugar con bajas esperas en los accesos, tres opciones de alojamiento y buena gastronomía.

MIRANDO AL SUR

Descendiendo en el mapa encontramos otra propuesta que combina deportes de montaña con relax. Nevados de Chillán, en la región del Bio Bio, se diferencia por contar con un parque de aguas termales inmerso en el paisaje montañoso y rodeado de bosques milenarios. Son cuatro piscinas termales de diferentes tamaños y temperaturas, y uno de los principales atractivos es un bar situado en el interior de una de ellas, que ofrece una extensa carta de tragos internacionales sin necesidad de salir de las cálidas aguas termales. ¡Ah! Y si queda tiempo (y ganas) también se puede esquiar y realizar actividades como paseos en trineos guiados por perros.

A 90 minutos de Temuco, justito a los pies del volcán Lonquimay y dentro de la Reserva Nacional Malalcahuello, Corralco se consolida como uno de los centros más destacados del sur chileno. Para esta temporada incorpora un SnowPark, un parque de nieve orientado a los más pequeños y clases de SnowKite, que se suman a las 29 pistas que se deslizan entre araucarias y paisajes indómitos.

Y no se acaba allí, las alternativas para sacarle el jugo a las nieves chilenas se multiplican, y tienen su punto más austral a 9 km de Punta Arenas, con el Cerro Mirador.

No hay que dudar. El almanaque avanza, el termómetro desciende. Para los que fantasean con su primer viaje a la nieve va una advertencia: es un camino sin retorno. Será cuestión de ir poniendo la mente en blanco y dejarse llevar.

Please follow and like us:
Share.

About Author

Leave A Reply

Suscribite!